Es una sesion naked (desnudo) o underwear (en ropa interior)”, disponen desde la organizacion

Es una sesion naked (desnudo) o underwear (en ropa interior)”, disponen desde la organizacion

En Madrid hay en torno a unos 20 o 30 clubes http://www.datingrating.net/es/muzmatch-opinion/ sobre sexo entre los dedicados al publico hetero desplazandolo hacia el pelo al publico gay

Dos chicos caminan sobre aurora por la calle de Lavapies. Van mirando el movil. “Creo que es aqui”, comenta uno sobre ellos. Se paran. Echan un vistazo a su alrededores; nunca Tenemos ningun bar ni discoteca, solo la camino de color negro levemente iluminada, que de azar se abre. Salen tres varones de unos 30 anos de vida. “Es ahi”, senala uno de los chicos la entrada sobre The Ring, un club de sexo sobre Madrid. La paso esta cerrada. Existe que atraer al timbre para obtener atravesar el dintel. Detras de unos segundos sobre espera, se facilita el comunicacion. “de entrar Tenemos que hacerse socio”, avisan en la parte de dentro. Antiguamente sobre retribuir las 10 euros de la entrada, “que incluye una consumicion”, se rellena un formulario desplazandolo hacia el pelo bien si se penetra en el club dedicado exclusivamente a varones. “Es Durante la reciente oportunidad que vengo”, reconoce en escaso Algunos de los chicos. Su amigo bien lo conoce. De tranquilizarle le dice que puede permanecer en calzoncillos, “pero no te quites las zapatillas”, avisa.

” Unas taquillas, en las que desvestirse, asi­ como una pastilla tenuemente iluminada reciben. ” Lo principal, la copa”, dice el neofito. Con la novia, dan condones gratis (la promocion de el sexo con total seguridad es criterio general en esos locales). Un par de tragos y ya esta listo de descender las escaleras.

Los bajos son laberinticos, con diversos estancias. En medio de la de ellas aparece un ring de lucha, que da nombre al local. Sobre la toldo, tres pugiles desnudos. Individuo sobre ellos, fibrado y no ha transpirado distinguido, esta sobre pie. Otro le practica una felacion. El tercero disfruta con observar, tocar asi­ como masturbarse. Abajo de el ring dos espectadores disfrutan de el espectaculo. “entrenar sexo en el menor caso seri­a reprobable”, opina Celia Blanco, reportero experta en sexo asi­ como conductora del programa Contigo dentro sobre la Cadena SER. “Creo que se han superado algunos tabues que existian anteriormente y bastantes temas se podri?n procurar mas abiertamente”, anade. a carencia sobre un registro oficial, en Madrid Existen en torno a unos 20 o 30 clubes sobre sexo entre el dedicado al publico hetero y al publico gay; curiosamente ha sido irrealizable hallar un sex club dedicado a las lesbianas en la capital de este modo igual que en otras urbes espanolas. Blanco deje falto pudor acerca de los locales de sexo para parejas heterosexuales que ha frecuentado en la capital. Se suelen denominar de swingers (dedicados al canje sobre parejas) pero ciertos prefieren denominarse “locales liberales”. Instantes, cerca de Doctor Esquerdo, es alguno sobre ellos.

“Queremos alejarnos de el patron que imperaba en aquellos sitios”, contabilizan desde la estructura de Momentos, “por eso cuidamos bastantes los pormenores, la programacion musical desplazandolo hacia el pelo las fiestas tematicas. Con el fin de el disfrutar sobre las clientes disponen con dos piscinas, sauna, mazmorra, pajarera asi­ como un confesionario. “En la fiesta de spanking [azotes], un varon morapio con la caja envuelta como de agasajo. La abri desplazandolo hacia el pelo dentro habia la fusta”, recuerda Blanco. Aunque se dedican a lo mismo, entre los locales centrados en el publico heterosexual asi­ como el gay Tenemos matices. Entre las diferencias se encuentran los juguetes la Cruz de San Andres, con manera de cruz de atarse, dispone de abundante exito en las locales para swingers mismamente igual que la silla de el ginecologo; en los gais triunfan los columpios. Usuales a los dos son las glory holes (agujeros sobre salvacion) la pared con agujeros en las que cada uno coloca la zona del cadaver (boca, polla, culo, mano. ) que brinda para el disfrute desde el otro ala. El comunicacion Ademi?s goza de matices entretanto la entrada a un sex club gay rondalla los 10 eurillos, en alguno hetero hay la variada listado de precios las parejas pagan entre 20 asi­ como 30 euros; los varones solos, cincuenta eurillos (que permiten accesar a la secciin de espera, donde te tomas una copa hasta que la pareja invita a pasar al interior); las hembras solas entran gratis.

“Me siento bastante segura”

Veronica Martin, sobre 33 anos, acudio por primera ocasion an alguno de aquellos locales permite poquito mas de un ano “Fui con un amigo con el que tenia relaciones sexuales esporadicas que me lo planteo”. Esa primera oportunidad le surgio durante un viaje a Berlin “alla es harto normal”. No se considera asidua, sin embargo detras de esa primera destreza en Alemania, ha acudido dos veces mas. “Me gusta”, reconoce, “me parece un lugar donde puedes realizar lo que te apetezca desde mirar o masturbarte inclusive interaccionar con una diferente gente. Ademas, me siento excesivamente segura asi­ como muy comoda, que de mi es de vital importancia; se nota que desde la agrupacion se esta muy pendiente de que todo vaya bien”, anade, “nunca tengo dificultad sobre que volvere”.

A pesar de que se reside la cierta normalizacion de las sex clubs -“creo que puede hacerse un simil con lo que ocurria con las sex shops realiza unos anos”, apunta Martin-, en Espana aun emanan un resplandor sobre secreto. “Tenemos un leve intercambio de percepcion; debido a no nos avergonzamos sobre ir a un local a donde se practica sexo”, dice Aurelio Caton, de 41 anos. “Lo normal invariablemente ha sido que la gente lo realice; lo complejo, que lo admitiera”, anade Caton, responsable sobre Boyberry Madrid, otro local donde se practica sexo Ademi?s dedicado al publico gay en el barrio de Malasana. a diferenciacion de The Ring, este espacio goza de desmedidos cristaleras que proporcionan a un esquinazo de la avenida sobre Valverde. Como consecuencia de ellas se ve una lingote asi­ como unos estantes donde se vende material sexy. En contraste con los anteriores, este goza de la licencia sobre sex shop con acto en vivo. Son las dos modalidades principales con las que se inscriben aquellos espacios si bien Tenemos mas variaciones.

Geef een antwoord

Het e-mailadres wordt niet gepubliceerd.

Dit is een verplicht veld
Dit is een verplicht veld
Geef een geldig e-mailadres op.
Je moet de voorwaarden accepteren voordat je het bericht kunt verzenden.

Menu